Amuleto protector para el futuro

Amuleto protector para el futuro

Amuleto protector para protegernos de lo males del futuro.

Con este amuleto podremos crear una barrera para protegernos de las posibles desgracias que puedan acontecer en un futuro.

Vamos a utilizar las capacidades protectoras del poder del mar y, de sus viajeros que acaban anclados en nuestras playas, las conchas marinas se convertirán en inseparables acompañantes para cuidarnos y protegernos en, los acontecimientos venideros.

De eta manera estaremos protegidos contra malas energías o vibraciones, envidias, mal de ojo, y contra todo lo negativo que pueda llegar.

Amuleto protector para el futuro

Amuleto protector para el futuro

Materiales para hacer el amuleto protector

– 1 Concha Marina.
– Cordón Negro.
– 1 Vela Blanca (su cera).
– Perejil.

Pasos a seguir:

El primer paso será encontrar una concha marina ,cogeremos alguna que nos guste o nos llame la atención especialmente, esto será algo muy importante para que el amuleto signifique algo para nosotros y su funcionamiento, sea mucho más poderoso como escudo protector contra el mal en general.

Lo siguiente una vez elegida nuestra concha, será coger la vela blanca, la prenderemos y dejaremos que se consuma durante unos minutos, una vez haya acumulado una buena cantidad de cera líquida hecharemos el perejil en la cera, lo mezclaremos bien y seguidamente, hecharemos la mezcla por la parte inferior de la concha, y dejaremos que se seque.

El llevar el perejil pegado a la concha junto a la cera, ejerce de amplificador de su protección y la cera lo fusiona junto a la concha, como rito de unión entre estos dos elementos.

Una vez acabado este último paso uniremos la concha a un cordón de color negro, y seguidamente nos dispondremos a hacer una imposición de manos para que la concha, se ligue a nuestra energía durante unos 10 minutos.

Acabada la imposición de manos, habremos acabado nuestro amuleto protector para el futuro, ya podremos lucir su belleza y disfrutar de su paz y protección.

Debemos guardarlo en algún lugar privado y que nadie más pueda tocarlo. Sólo podemos tocarlo nosotros, debe estar impregnado solamente por nuestra energía, si alguien lo toca deberemos de empezar el proceso de ritualización de nuevo para purificarlo.

Cuando presintamos que algo malo puede pasarnos o queremos pedir por algún familiar para su protección, cogeremos la concha marina y haremos una impsoción de manos durante 10 minutos muy concentrados mental y espiritualmente hacia el mal que queremos evitar.