Videntes buenas en el amor y la Pareja

Aegishjalmur es un símbolo nórdico antiguo conocido por varios nombres, a saber: El casco del terror y la brújula vikinga.

El nombre Aegishjalmur es una palabra compuesta por dos palabras: «Hjalmr» y «Aegis». En nórdico antiguo, Aegis significaba «casco» y Hjalmr «escudo».

Es posible que la palabra Aegishjalmur también derive de Aegirel dios del mar de Jotunheim. Jotunheim es la tierra de los gigantes de hielo, uno de los nueve reinos de la mitología nórdica.

Cuando pensamos en los vikingos, en sus creencias y en su mitología, nos vienen a la mente muchas imágenes de símbolos, además de los guerreros.

Si nos interesa la cultura y la mitología nórdicas, trataremos de encontrar este símbolo y su significado.

Este símbolo nórdico o vikingo es un símbolo de protección, y en la Edda (antigua obra literaria islandesa) el casco del terror aparece cuando el dragón Fafnir afirma que es invencible porque lleva el símbolo.

El Aegishjalmur, el yelmo del terror y el pavor, es uno de los símbolos más poderosos y misteriosos de los vikingos, y confiere a su portador una fuerza como ningún otro símbolo.

El origen de Aegishjalmur

Hay poca información sobre Aegishjalmur, cómo surgió y de dónde vino exactamente.

El nombre aparece por primera vez en el siglo XIII en las Eddas (obras literarias en islandés antiguo). Los poemas Reginsmál y Fáfnismál de la Edda Poética son los más citados en los que aparece el término Ægishjálmur (Aegishjalmur ).

En esta historia, el devastador dragón Fafnir atribuye gran parte de su aparente invencibilidad al uso del Casco del Pavor:

El yelmo del asombro
Me puse ante los hijos de los hombres
Para defender mi tesoro.
Entre todos, sólo yo era fuerte,
Pensé para mis adentros,
Porque no he encontrado ningún poder igual a mí.

El original en nórdico antiguo dice:

Ægishjalm
bar ek de alda sonum,
meðan ek of menjum lák;
a rammari
hugðumk öllum vera,
fannk-a ek svá marga mögu.

Confirma esta interpretación un hechizo titulado «Hay un simple casco de terror que funciona» en la colección de cuentos populares islandeses escrita por el gran Jón Árnason en el siglo XIX. El hechizo dice lo siguiente:

Haz un casco de terror de plomo, presiona el signo de plomo entre las cejas y di la fórmula:

Ægishjálm er ég ber
¡milli brúna mér!

(Llevo el casco del terror
entre mis cejas)

Como podemos ver, Aegishjalmur se describe como un casco, y en una fecha posterior, en el siglo XIV, se volvió a mencionar el símbolo y se siguió describiendo como un casco físico.

En la saga de novelas de caballería de Konrad Emperoron, la historia de un monstruo con casco reaparece con la mención del término Aegishjalmur (Ægishjálmur). Otros cuentos mencionan el término en un contexto proverbial, donde la expresión «llevar un casco de terror ante uno» para presentar …que se supone que es. Esto se puede encontrar, por ejemplo, en la saga de Laxdæla.

Las primeras representaciones del símbolo se encuentran en el siglo XV, y en estas fuentes el símbolo adquiere un carácter abstracto.

Hasta ese momento, el símbolo sólo se mencionaba y se daba por supuesto, que se trataba de Aegishjalmur -el casco del terror- y que quizás estaba integrado en el casco del dragón.

Aegishjalmur fue representado en Galdrabók. Es un libro de hechizos islandés de alrededor de 1600. Este libro contiene 47 hechizos.

El símbolo también se encuentra en un manuscrito griego del siglo XV titulado Tratado mágico de Salomónque tiene un diseño similar.

Aegishjalmur también aparece en otros escritos del siglo XIX en diferentes variantes con cuatro u ocho ramas.

Fafnir el Dragón y Aegishjalmur – el Casco del Terror

En la saga Völsunga, el capítulo XIX de este clásico poema nórdico describe a Fafnir como un enano que se transforma en un codicioso dragón.

Este pasaje cuenta la historia de Fafnir, un enano maldito que se convirtió en un dragón voraz. Guardaba, como hacen los dragones, un gran tesoro que contenía un poderoso anillo llamado Andvaranaut contenida. Fafnir debe su invencibilidad al Yelmo del Terror, aunque posteriormente fue asesinado por Sigurd (Sigfried de la Saga de los Nibelungos).

Se cuenta que Sigurd derrotó al dragón, saqueó su tesoro y encontró allí el Yelmo del Terror. Esto indica que el Yelmo del Terror era un objeto material.

Fafnir fue derrotado por Sigurd porque descuidó su guardia y no llevó consigo el Yelmo del Terror. Esto significa que sin el Yelmo del Terror uno puede ser fácilmente derrotado por sus enemigos.

Según los poemas, el Aegishjalmur -el Yelmo del Terror- hizo invencible a Fafnir. Aegishjalmur era, por tanto, un casco de terror que llevaba el dragón maldito Fafnir para asustar a cualquiera que se acercara a su tesoro.

La historia de un monstruo con casco se repite en la Saga de los Caballeros de Konrad Kaiseron con la mención del término Ægishjálmur.

Estructura de Aegishjalmur

El símbolo del Casco del Terror se basa en una estructura en forma de cruz de la que parten ramas en forma de tridente.

El símbolo Aegishjalmur suele tener ocho, seis o cuatro ramas y sus líneas pueden ser rectas o curvas.

  • En la variante de cuatro ramas, los brazos se refieren a las principales direcciones del universo mundano.
  • En la variante de seis ramas, los brazos representan las cuatro direcciones principales y un eje vertical.
  • En la variante de ocho ramas, los brazos indican el «ættir» del cielo y la tierra.

El centro del círculo en el Aegishjalmur representa la protección espiritual y física.

La disposición de los tridentes pretende simbolizar tanto la acción defensiva como el ataque ofensivo. Con todos los tridentes se protege el punto central.

La conexión de Aegishjalmur y el Algiz Runa

El tridente que emana del centro del casco del terror se asemeja a la runa z o Algiz. Algiz representa el poder del universo y es una runa especialmente poderosa que acerca a los dioses.

Algiz representa la conciencia espiritual, la comunicación con el mundo de los dioses y el plan que lo divino tiene para la propia vida.

La conexión de Aegishjalmur y el Isa Runa

Algunos creen que Aegishjalmur es del Runa Isa se compone.

La runa Isa se asocia con el enfoque y la concentración, y también con el hielo.

Si asumimos que el tridente de Aegishjalmur proviene de la Runa Isa esto indica el duro enfoque y la concentración necesarios para librar una batalla con éxito.

Tal vez Aegishjalmur sea la combinación de las runas Algiz e Isa, lo que resulta en una duplicación de poder.

El uso y el efecto de Aegishjalmur

Las mujeres del Norte se pintaban el Aegishjalmur en la frente y creían que funcionaba mejor cuando se salpicaba con saliva o sangre.

Para los hombres, el aegishjalmur se colocaba en el interior del casco, entre los ojos.

También se cuenta que los guerreros recibían el símbolo con una imagen del mismo tallada en plomo o cobre en la frente del guerrero, tras lo cual éste pronunciaba la frase mencionada: «Aegishjalm lo llevo entre las cejas».

En algunos textos del siglo XIV, cuando la fe cristiana ya era aceptada por gran parte de la población escandinava, se habla de cascos físicos de Aegishjalmur que podían llevarse.

El Aegishjalmur debía infundir miedo a los enemigos y ofrecer protección al portador del símbolo. También se suponía que iba a generar automoción y asombro.

La colocación del Aegishjalmur

Este símbolo no era ciertamente muy grande, ya que estaba colocado entre los ojos, lo que sugiere que los guerreros vikingos no consideraban el Aegishjalmur como un objeto de intimidación física.

Se consideraba un amuleto personal y, desde luego, los enemigos no lo notaban ni lo percibían.

La colocación de un símbolo entre los ojos es un aspecto importante de las religiones indias, ya que se considera la sede del tercer ojo místico.

En Oriente, el tercer ojo se considera el ojo del espíritu, que percibe todas las cosas fuera de lo obvio o físico. Este principio encaja perfectamente con la capacidad de Aegishjalmur de infundir miedo en el corazón del enemigo antes de que la batalla haya comenzado.

El patrón del Aegishjalmur reúne la energía en el punto donde puede ser proyectada sobre los objetivos previstos.

Se puede suponer que el tercer ojo busca signos de debilidad en los enemigos y luego libera los grandes temores de los enemigos para proteger al portador.

¿Representa Aegishjalmur el mal?

Esta pregunta es difícil de responder porque el concepto del bien y del mal es muy diferente al de los vikingos y al de hoy.

Para la gente del siglo XXI, el mal significa algo que asusta a una persona o a la humanidad y que debe ser condenado.

Este no era el caso de los vikingos y los pueblos nórdicos de la época. Para ellos, la guerra formaba parte de la vida y era importante mostrar valor, ser un buen luchador, y no tenían miedo a la muerte. Creían que llegarían al Valhalla (el cielo/el paraíso) si morían heroicamente en una batalla.

No estaría mal que existiera algún objeto mágico que pudiera utilizarse para recorrer este camino, ya sea para obtener protección o para disipar el miedo.

En la forma islandesa del aegishjalmur, y en la forma en que lo usaba un soldado vikingo, no podía calificarse tan rápidamente de maligno. Más bien, puede considerarse un objeto de poder que estaba al lado de los hombres en la batalla de la época.

Ahora bien, los humanos pensamos que un arma es algo maligno, y esta actitud es bastante normal, pero algunas armas también pueden utilizarse para protegerse.

Así que no se puede decir que el aegishjalmur sea algo bueno o malo. Simplemente se utilizó en una lucha por la protección.

Similitudes de Aegishjalmur con los símbolos indios

Puede ser una coincidencia, pero el Aegishjalmur tiene similitudes con símbolos de otras culturas.

Se asocia a la Rueda del Dharma del budismo.

El Rueda del Dharma es un antiguo símbolo indio que muestra el camino hacia la iluminación y protege la casa. También tiene un círculo central del que parten ocho líneas.

Además, también hay que mencionar que el tridente es uno de los símbolos más comunes en el hinduismo.

Aegishjalmur también se asocia con Shiva porque lleva un tridente y es conocido en sánscrito como el Trishula es conocido.

Se ha establecido que algunos pueblos nórdicos emigraron desde el subcontinente indio, por lo que las similitudes entre el Aegishjalmur y el Rueda del Dharma a veces se ve como algo más que una simple coincidencia.

Ya sabemos que los vikingos colocaban el símbolo Aegishjalmur entre las cejas, y se cree que está relacionado con el «tercer ojo» hindú.

Por esta razón, y por la sorprendente similitud de Aegishjalmur y la Rueda del Dharma en cuanto a su apariencia, la conexión entre ambas es difícil de ignorar.

La diferencia entre Aegishjalmur y Vegvisir

Vegvisir es un símbolo que tiene similitudes con Aegishjalmur. Este símbolo también tiene un círculo central del que parten tridentes.

También es un símbolo de protección, que proporciona orientación, seguridad y dirección a los marinos y se considera un símbolo universal.

Aegishjalmur, aunque es similar a Vegvisir, es el símbolo de un guerrero y representa la protección y la invencibilidad de un luchador.

El poder que Aegishjalmur simboliza y da a su portador

Aegishjalmur nos ofrece protección contra las energías negativas que nos impiden vivir una vida pacífica y feliz.

Este símbolo nos infunde el valor necesario para superar todas las dificultades que se nos presentan en la vida.

También es un símbolo de dominio en situaciones de conflicto.

Además, se cree que el casco del terror confiere una gran fuerza para alejar el mal o la injusticia.

Se dice que Aegishjalmur es un símbolo de hacer temer a los demás y de suprimir el miedo interior.

También hay algunas interpretaciones de este símbolo que dicen que es ayuda a la vida sexual.

Podríamos ver este símbolo como un escudo en el que reflejamos nuestro miedo de los enemigos a los propios enemigos. Puede verse como una especie de espejo que nos ofrece protección con su reflejo.

Los tiempos modernos y el uso de Aegishjalmur

En los últimos años, la popularidad de los vikingos, la cultura y la mitología nórdica ha sido especialmente fuerte, y con ella el símbolo Aegishjalmur ha vuelto a cobrar vida.

Este símbolo se lleva sobre todo como tatuaje, pero también como talismán, y está disponible en diversas formas y materiales.

Si no te gustan los tatuajes y buscas algo que te proteja, lo mejor es buscar un objeto que tenga tallado Aegishjalmur. Puedes llevarlo en el bolsillo, en el coche o como llavero.

Este símbolo me parece especialmente bello como pieza de joyería en forma de colgante.

Si necesitas protección contra tus «enemigos», Aegishjalmur en el pecho te ofrecerá sin duda lo que necesitas en ese momento.

AMOR KARMICO


0 Comments

Deja una respuesta

Avatar placeholder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.