tarot del amor barato

tarot del amor barato

Los ejercicios de encarnación son un método para utilizar los movimientos de nuestro cuerpo para desarrollar la conciencia, el amor propio y el empoderamiento.

Nuestro movimiento y nuestro cuerpo hacen visible todo lo que somos: nuestro estado de ánimo, nuestra personalidad, nuestra historia, nuestra familia y nuestra cultura.

Nuestro cuerpo es la parte visible de nuestra alma.

Desde el momento en que nacemos, nuestro cuerpo es importante para nuestro aprendizaje, nuestro crecimiento y nuestras relaciones con los demás.

A lo largo de nuestra vida, nuestros cuerpos y movimientos comunican mucho más claramente que nuestras palabras.

Qué es la personificación

Hay algo que nos la sabiduría de nuestro cuerpo podría llamarlo. Esto no es precisamente algo que aprendamos en la escuela.

La mayor parte del tiempo vivimos perdidos en nuestros pensamientos y agotados por la cantidad de información, hambrientos de verdadero placer y de la alegría de estar vivos. De hecho, nos falta algo.

Si no sabemos lo que necesitamos, no sabemos lo que necesitan los demás y lo que necesita el planeta. Pero cuando lo descubrimos, no podemos quedarnos sentados, tenemos que actuar.

La personificación utiliza el cuerpo como herramienta de curación a través del autoconocimiento, la toma de conciencia, la búsqueda del equilibrio y la creación de la autoaceptación.

Embodiment explora la relación entre nuestro ser físico, su energía y la energía de nuestra alma. Se trata de la interacción entre nuestro cuerpo, pensamientos y acciones.

La personificación se centra en la unidad funcional y la relación entre la mente y el cuerpo.

Tiene en cuenta la complejidad de todas las áreas del cuerpo y la interacción entre ellas, y asume que el cuerpo refleja toda la personalidad de una persona.

Ejercicios de encarnación

Los ejercicios de encarnación son un método para utilizar los movimientos de nuestro cuerpo para desarrollar la conciencia, el amor propio y el empoderamiento.

Ejercicio de encarnación 1. danza

La danza o el ejercicio de movimiento se basan en la idea de que la mente y el cuerpo están conectados y que la danza puede tener un poder curativo a través de métodos psicoterapéuticos.

La danza puede promover la integración emocional, social, cognitiva y física para mejorar la salud y el bienestar.

Gracias a la complejidad del movimiento, el ritmo y la interacción sensorial, la danza ofrece elementos adicionales de curación a través de la corporeidad.

Como técnica terapéutica, este ejercicio implica la comunicación a través de la expresión, la creatividad y los mecanismos específicos de retroalimentación del cuerpo en relación con el movimiento, la forma y la sensación corporal.

No importa el tipo de danza que practiques. Practícalo al menos tres veces a la semana durante media hora.

Ejercicio de encarnación 2. Relajación muscular progresiva

La relajación muscular progresiva consiste en tensar un grupo de músculos y volver a relajarlos junto con la respiración. Cuando se tensa se inspira y cuando se relaja se espira.

Está demostrado que esta técnica contribuye a la relajación física, reduce el estrés y mejora la conciencia corporal.

Se realiza en posición sentada con los pies colocados en paralelo al suelo y los brazos relajados junto al cuerpo.

Es deseable que los ojos estén cerrados, pero no es necesario. Los músculos se tensan durante 5 segundos y se relajan durante 10 segundos.

Ejercicio de encarnación 3. Yoga

El yoga, una de las formas de ejercicio físico más investigadas, ofrece una combinación perfecta de mente, cuerpo y ejercicio.

A través de la respiración, las posturas y la conciencia de cada momento, el yoga puede enseñar a los practicantes a desprenderse de las ideas preconcebidas y de la comparación con los demás.

El yoga, que tiene un efecto positivo sobre la mente y el cuerpo, es muy valorado porque reduce el estrés, fomenta el buen humor, pero también ofrece amplios beneficios para la salud física.

Hay una gran variedad de posturas, y puedes practicar yoga en casa. Practica el yoga al menos media hora al día.

Ejercicio de encarnación 4. Círculos de hombros

La zona del hombro es donde se acumula la mayor parte de la tensión, por lo que la mayoría de las personas experimentan dolor en esta zona.

Toca tus hombros con los dedos para formar un triángulo con tus brazos. Haz un círculo con los brazos para que vayan lo más lejos posible hacia adelante y hacia atrás.

Gira los brazos primero en una dirección y luego en la otra durante 30 segundos. Repite este proceso tres veces.

Mientras rodeas los hombros, tienes que respirar de forma sincronizada. Probablemente ya te hayas dado cuenta de la importancia de la respiración en todos los ejercicios de encarnación.

Ejercicio de encarnación 5. respiración abdominal

Siéntese con la espalda recta en una silla cómoda, cierre los ojos, coloque ambas manos sobre el abdomen de forma que las puntas de los dedos casi se toquen y respire profundamente por la nariz hasta el punto más alto de la respiración.

Mantenga los hombros abajo e intente mantener todos los movimientos del abdomen, el diafragma y el pecho mientras inspira.

Al comenzar a inhalar, el abdomen se abre, el diafragma se aplana, lo que empuja el pecho hacia fuera y crea espacio para que los pulmones se llenen.

Durante la respiración abdominal, el pecho no se eleva. Toda la acción tiene lugar en el diafragma y la caja torácica.

Técnicas de respiración que te calmarán

Ejercicio de encarnación 6. relajación de la cara

Estos ejercicios son conocidos por aliviar la tensión acumulada en la cara y mantener la piel tensa. Esto puede sonar extraño, pero realmente ayuda a aliviar el estrés en la cara.

Para los ojos y la lengua

Abre bien los ojos y mira hacia arriba. Abre la boca, estira la lengua hacia fuera, hacia la barbilla, todo lo que puedas. Mantén este movimiento durante 10 segundos y repite.

Para la nariz

Cierra las fosas nasales con los dedos índice y apriétalas. Luego, retira los dedos. Repite el ejercicio varias veces.

Para la nariz

Haz una cara de pez con los labios y sonríe. Manténgalo durante 30 segundos, relájese y repita.

Para los labios

Inclina la cabeza hacia atrás y mira al techo. Llena tus labios como si enviaras un beso al cielo. Relájate y repite esto unas cuantas veces.

Ejercicio de encarnación 7. Sacudir el cuerpo

Sacudir el cuerpo ayuda a liberar tensiones y traumas y a regular el sistema nervioso. Este ejercicio también mejora la circulación sanguínea.

Sacudir o hacer vibrar el cuerpo ayuda a liberar la tensión muscular, quemar el exceso de adrenalina y calmar el sistema nervioso.

Ponte de pie, endereza el cuerpo y junta los pies. Levante los talones de 3 a 5 cm del suelo y luego bájelos bruscamente.

La agitación resultante da a las válvulas venosas un impulso adicional para empujar la sangre hacia arriba.

Ejercicio de encarnación 8. La risa

La risa nos hace más felices y nos ayuda a deshacernos de malas emociones como la tristeza, el estrés y la ansiedad.

Hoy sabemos que nada afecta más rápido al cuerpo que una buena dosis de risa, que crea un equilibrio entre el cuerpo y la mente.

Se ha utilizado en la medicina alternativa durante miles de años, pero sus efectos curativos están siendo probados por más y más investigaciones en psicología y medicina.

Como un ayudante invisible, la risa alivia las preocupaciones, los miedos, promueve una mentalidad positiva y crea esperanza. Y al mismo tiempo cura el cuerpo.

No creemos que necesite ninguna instrucción especial para realizar estos ejercicios.

Ejercicios de encarnación: Beneficios

Si cree que sólo el ejercicio intenso y de larga duración mejorará su salud mental, se equivoca.

Los estudios realizados en este ámbito han demostrado que sólo 30 minutos de ejercicio moderado, de 3 a 5 veces por semana, pueden mejorar significativamente la salud mental.

Si te resulta más fácil, puedes dividir un ejercicio de 30 minutos en dos de 15 minutos. Todo es cuestión de tiempo, pero lo más importante es la fuerza de voluntad.

Si incluso eso suena inalcanzable y desalentador, no desesperes. Escucha a tu cuerpo y toma descansos cuando sea necesario, especialmente al principio de los ejercicios.

Cuanto más te ejercites, más energía tendrás, y al día siguiente estarás preparado para afrontar cualquier esfuerzo físico.

A medida que el ejercicio se convierta en un hábito, puede ir añadiendo poco a poco minutos adicionales o probar otros tipos de actividad física durante su entrenamiento.

1. ejercicios de encarnación y depresión

Estudios anteriores han demostrado que los ejercicios de encarnación pueden ser tan eficaces como los antidepresivos como tipo de terapia para la depresión leve o moderada, pero sin sus efectos secundarios.

Un estudio descubrió que tan sólo 15 minutos de danza o relajación muscular al día reducían el riesgo de sufrir un trastorno depresivo mayor en un 26%.

Los ejercicios de encarnación son una herramienta muy eficaz en la lucha contra la depresión por varias razones. En primer lugar, estimulan numerosos cambios en el cerebro.

Con esto nos referimos a la formación y el crecimiento de nuevas redes neurológicas, la reducción de la inflamación y la liberación de neurotransmisores que mejoran el estado de ánimo (endorfinas, dopamina, serotonina, etc.).

En términos sencillos, los ejercicios de encarnación también pueden servir de distracción, permitiéndote encontrar algo de paz en el tiempo para ti mismo.

Ofrecen una salida al ciclo de pensamientos negativos con los que luchamos a diario y que fomentan la depresión.

2 Ejercicios de encarnación y ansiedad

Los ejercicios de encarnación son un remedio natural y eficaz contra la ansiedad.

No sólo reducen la tensión y el estrés, sino que también mejoran el bienestar al liberar endorfinas que mejoran y mantienen el estado de ánimo.

Intenta concentrarte en los ejercicios de encarnación. Presta atención a la forma en que tus pies tocan el suelo, el ritmo de tu respiración, la forma en que el viento toca tu piel, etc.

Si añades estos elementos de atención a los ejercicios de Embodiment, no sólo mejorarás tu condición física, sino que también podrás romper el ciclo constante de preocupaciones que recorre tu mente.

3 Ejercicios de encarnación y estrés

Cuando uno está estresado, los músculos están tensos, especialmente en la cara, el cuello y los hombros. Algunos kinesiólogos creen que el estrés se instala más en los hombros y el cuello.

Por este motivo, las personas que suelen estar sometidas a estrés sienten en gran medida dolor en estas partes del cuerpo, lo que acaba provocando frecuentes y fuertes dolores de cabeza.

También pueden experimentar una opresión en el pecho, un aumento del pulso y calambres musculares. En consecuencia, son comunes el insomnio, la acidez, el dolor abdominal, la diarrea y la micción frecuente.

La ansiedad y el malestar por la aparición de estos síntomas pueden, a su vez, provocar aún más estrés, creando un círculo vicioso entre el cuerpo y la mente.

Los ejercicios de encarnación son una forma eficaz de romper este ciclo. Además de liberar endorfinas en el cerebro, ayudan a relajar los músculos y a liberar la tensión del cuerpo.

Dado que la salud física y la mental están vinculadas, cuando su cuerpo se sienta mejor, su psique también se estabilizará.

Sistema nervioso simpático: aprender a calmarlo

4. ejercicios de encarnación y habilidades mentales

Hay muchas pruebas de que el ejercicio ayuda a mejorar y mantener nuestras capacidades mentales.

Las investigaciones han demostrado que un programa de ejercicios de al menos dos semanas mejora significativamente nuestra capacidad de aprendizaje, nuestra eficacia en la toma de decisiones y nuestra capacidad para procesar una amplia gama de información.

Pero aunque sólo hagamos ejercicio durante un corto periodo de tiempo, aunque no realicemos normalmente actividad física, podemos esperar efectos positivos en nuestras capacidades mentales.

Una sola sesión de ejercicio puede mejorar nuestra capacidad de planificación, gestión del tiempo, atención y memoria de trabajo.

Además de los beneficios a corto plazo, participar en ejercicios de encarnación también puede aportar beneficios a largo plazo.

Algunos estudios han demostrado que el ejercicio físico en la edad media retrasa el deterioro de las capacidades mentales en la vejez y reduce la probabilidad de padecer demencia y enfermedad de Alzheimer.

Otros efectos positivos de los ejercicios de encarnación en la psique

Hay muchos otros efectos positivos de los ejercicios de encarnación en la salud mental y la psique:

Mejora de la memoria – gracias a las endorfinas y a la acción del sistema nervioso que estimula el crecimiento de nuevas células cerebrales, aumentando la concentración y facilitando el enfoque de la atención,

más confianza en sí mismo – Cuando el ejercicio se convierte en un hábito a lo largo del tiempo, puede aumentar la autoestima y la confianza en uno mismo; te sientes más cómodo en tu cuerpo y tienes una sensación de logro cada día,

dormir mejor – Incluso un breve esfuerzo físico puede ayudar a armonizar el ritmo del sueño,

Energía – si aumenta su ritmo cardíaco varias veces a la semana mientras hace ejercicio, estará más en forma, más activo, más fuerte y con más energía,

Inmunidad – El ejercicio regular mejora el sistema inmunitario al reducir el estrés y disminuir la liberación de cortisol (la hormona del estrés), que perjudica las defensas inmunitarias,

Resiliencia mental – Los ejercicios de encarnación te ayudan a afrontar los retos mentales y emocionales de la vida en lugar de recurrir al alcohol, las drogas u otros comportamientos negativos que, en última instancia, sólo empeoran tu estado.

Cómo superar los obstáculos mentales en los ejercicios de encarnación

Ahora que sabes lo mucho que te ayudan los ejercicios de encarnación, tienes que saber que todavía se necesita más esfuerzo del que crees para que los ejercicios de encarnación formen parte de tu estilo de vida.

Como siempre, lo más difícil es dar el primer paso. Los obstáculos son muchos, sobre todo si ya tienes ciertos problemas de salud mental.

1. A menudo te sientes agotado, cansado y estresado.

Si a menudo te sientes agotado, cansado y estresado, probablemente sientas que los ejercicios de encarnación sólo agravan tu estado.

Sin embargo, lo cierto es que los ejercicios de encarnación son un potente energizante. Los estudios demuestran que el ejercicio regular puede reducir drásticamente la fatiga y aumentar los niveles de energía.

Esto justifica a todos esos valientes que se levantan dos horas antes del trabajo y corren una maratón.

No te lo vas a creer, pero las investigaciones han demostrado que estas personas son mucho más productivas que las que van directamente de la cama al trabajo.

Cuando está abrumado de compromisos, la idea de añadir otra cita a su agenda puede parecer una locura e inviable.

Y ahí está la fuerza de voluntad para organizar el tiempo.

Recuerda que los ejercicios de encarnación nos ayudan a hacer mejor todo lo demás.

Si los convierte en una prioridad, encontrará muy rápidamente la forma de encajarlos en una agenda muy apretada.

2. te sientes desesperado

Si te sientes desesperado, ya sabes que siempre puedes empezar de cero con los ejercicios. Y los que hacen ejercicio a diario solían estar tan fuera de forma y en la zona cero como tú.

Incluso si no tienes experiencia con el ejercicio, puedes empezar poco a poco con un paseo ligero de unos minutos al día.

Si tu primer paso hacia ese estilo de vida es bajarte del tranvía dos paradas antes y dar un paseo algo más largo hasta tu casa, ¡adelante!

3. eres demasiado autocrítico

Por otro lado, si eres demasiado autocrítico y no puedes empezar a moverte, hay una solución. Es hora de desarrollar una nueva forma de pensar sobre tu cuerpo.

Independientemente del peso, la edad o la forma física, hay otras personas como tú que tienen el mismo objetivo. Intenta rodearte de ellos, o empieza a hacer entrenamientos en grupo que te den una motivación extra.

Lograr incluso los objetivos más pequeños te ayudará a ganar confianza.

4. Dolor excesivo durante los ejercicios de encarnación

Si experimenta un dolor excesivo durante el ejercicio o tiene problemas de salud graves por el peso, lesiones u otras enfermedades, debe consultar a un médico para encontrar formas seguras de hacer ejercicio.

El dolor no debe ignorarse, pero hay formas de prevenirlo, desde elegir una forma diferente de ejercicio hasta dividir el ejercicio en varios periodos más cortos durante el día.

Meditación de gratitud: Con gratitud a la paz interior

Motivación para los ejercicios de encarnación – ¿Cómo puedes motivarte?

La motivación para hacer ejercicio es difícil de encontrar incluso en nuestros mejores días, y cuando nos sentimos deprimidos, ansiosos o nos enfrentamos a otros problemas, puede parecer el doble de difícil.

Esto es especialmente cierto en el caso de la depresión y la ansiedad, que pueden hacer que te sientas atrapado en una situación que te ha puesto en ese estado.

Puede que sepas que el ejercicio te ayuda a sentirte mejor, pero la depresión puede drenar tu energía y la ansiedad puede plantear cientos de preguntas. ¿Qué hacer entonces?

Cuando uno sufre una nube de perturbaciones emocionales y lleva mucho tiempo sin moverse, el hecho de fijarse objetivos elevados le hunde aún más en la desesperación.

Por lo tanto, es mejor establecer objetivos más pequeños que sean alcanzables en un futuro próximo y aumentarlos con el tiempo.

1. fijar una hora para los ejercicios de encarnación

Si es posible, fija una hora para los ejercicios de encarnación cuando tu energía esté al máximo.

Si eres de los que practican por la mañana, debes hacerlo a primera hora, porque por la noche estás cansado y desmotivado para cualquier esfuerzo.

Recuerde que al principio es importante empezar de forma sencilla, aunque sólo sea un ejercicio de 10 minutos que despeje su mente, mejore su estado de ánimo y aumente su nivel de energía.

2. centrarse en las actividades que le gustan

Cada ejercicio que hagas cuenta. Prueba algunos ejercicios diferentes. Es importante que te sientas cómodo haciendo los ejercicios. Por lo tanto, elige ropa cómoda y un lugar donde te sientas a gusto.

Recompénsese a sí mismo

Si es necesario, recompénsate por hacer los ejercicios que has planificado. Si te sientes mejor después, esto puede ser un incentivo para seguir practicando. Sin embargo, no te excedas si quieres mantener el buen humor.

4. hacer del ejercicio una actividad social

Si no eres un lobo solitario que prefiere el ejercicio independiente, haz que el ejercicio sea una actividad social.

Hacer ejercicio con amigos, tu pareja, tus hijos u otros seres queridos es más divertido y puede motivarte a mantener tus objetivos.

Videntes buenas de verdad en el amor y la Pareja


0 Comments

Deja una respuesta

Avatar placeholder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.