CONSULTA AHORA

BrujeríaHechicería

Cuando se habla de brujería, inmediatamente viene a la mente la Edad Media, un periodo caracterizado por supersticiones y creencias con raíces firmemente plantadas en el mundo precristiano. Las brujas y los hechiceros, según estas creencias, eran personas nefastas que creaban maleficios, practicaban el sabatismo, mataban el ganado y provocaban el hambre y la peste. Pero, ¿cuál es la relación actual con la brujería?

Qué es la brujería

Si buscas la definición de brujería encontrarás esto: ‘Complejo de creencias supersticiosas y prácticas mágicas asociadas, atestiguadas desde la prehistoria hasta nuestros días (aún entre los pueblos primitivos), practicadas por brujas y hechiceros y, en su mayoría, destinadas a perjudicar a la comunidad (y que a menudo aparecen conectadas en la imaginación popular a misteriosos contactos de quienes practican tales artes con el diablo o con las fuerzas del mal). En una acepción atenuada: ocultismo, espiritismo. En un sentido concreto: práctica mágica, encantamiento, maldición«.

Ya desde esta breve definición se pueden entender algunos aspectos precisos:

la brujería es una práctica muy antigua la brujería presupone una conexión con el diablo el adjetivo brujería se utiliza para indicar experiencias y formas que tienen algo que ver con el mundo de la magia, el encantamiento, el mal.

Según estos supuestos, la bruja es la que practica la magia negra y a la que la superstición popular imagina inspirada por fuerzas demoníacas, capaz de realizar hechizos, transformarse en animal, participar en misteriosos rituales nocturnos, etc.

En realidad, no es así.

Para entender la brujería, es necesario mencionar la figura de la bruja: generalmente, el término bruja, en lo que respecta a la lengua italiana, está vinculado al latín strix (pájaro nocturno), aunque la etimología es incierta. Los términos franceses sorciere/sorciére, en cambio, están vinculados a las sortes, es decir, a la tradición de dibujar auspicios que era del dominio de magos y hechiceras. Por otro lado, el inglés wizard/witch deriva del sajón wicca/ wicce, que corresponde a sabio/wiseman y también a sage; el alemán hexer/hexe también tiene un significado similar.

Hoy en día, la brujería se asocia de hecho con la magia Wicca. De hecho, al igual que los principios de la Wicca, la brujería también debe entenderse como una práctica destinada a lograr el equilibrio. Incluso el concepto ‘no hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti‘, une la brujería y la Wicca y deja claro que las intenciones son en su mayoría buenas y positivas.

Pero, al igual que ocurre con todos los tipos de magia, la brujería puede tener como objetivo tanto el mal como el bien.

La figura de la bruja

La bruja no es una invención del cristianismo, sino que procede de una dimensión arcaica que se encuentra en todos los tiempos y en todas las culturas: entre los judíos, la temible secuestradora de niños se llamaba Lilith, entre los antiguos griegos se la conocía como Lamia. En todas las partes de Italia, las brujas adoptan nombres locales cuyos orígenes se encuentran en los pliegues de la historia. El nombre identificativo más común y extendido en todo nuestro hermoso país es, precisamente, el de bruja con todas las variantes regionales. El término bruja deriva del griego «strigis», que significa lechuza, búho, strige.

La bruja es por excelencia una mujer malvada dotada de poderes malignos y que puede incluso matar. Hoy, afortunadamente, somos conscientes de que no es así. La bruja es ella (o él si es un hombre) que sigue el paganismo y adora a figuras específicas con ciertas inclinaciones. La bruja es la que practica la brujería; puede considerarse a todos los efectos como una especie de sacerdotisa o hechicera, que custodia los antiguos conocimientos arraigados en la historia y transmitidos de generación en generación hasta nuestros días.

Las brujas son profundas conocedoras de las hierbas medicinales, de los ungüentos, saben hacer pócimas de amor y saben cómo quitar el mal de ojo, y por último conocen las variaciones del tiempo y cómo predecir sus cambios. Estas mujeres están equipadas con todas las herramientas para trabajar en las personas de la mejor manera posible, pero al mismo tiempo, poseen el conocimiento de los hechizos y todo tipo de trucos. Yo diría que hoy en día que te llamen bruja es un cumplido.

tarot del amor consultas


0 Comments

Deja una respuesta

Avatar placeholder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *