El ojo de Horus se ha convertido con el paso de los siglos en un símbolo de protección esotérico, pero su origen también fue de protección en la antigua religión egipcia. Su historia es una de las más interesantes.

Quién era Horus

El dios rey Horus fue hijo de los dioses Osiris e Isis, era el dios de la guerra y de la caza y en el cielo era también el dios de la realeza. Su representación gráfica es un hombre con cabeza de halcón.

Su imagen solía presidir las salas de los templos en forma de rueda solar y alas desplegadas de halcón, e incluso en forma de esfinge. Desde tiempos remotos, el jeroglífico del halcón posado en una percha era para los egipcios la representación de Dios.

Su nombre en antiguo egipcio era Hor, o Heru o Har, sin embargo se le conoce con su nombre griego, Horus, y así ha atravesado milenios de historia.

Fue tan importante que la figura del faraón, ya desde el Imperio antiguo, era la manifestación de Horus entre los humanos (si bien al morir se convertía en Osiris). Horus era considerado como el protector de vivos y muertos.

Origen del ojo de Horus:

Origen del ojo de Horus:

La mitología egipcia es pródiga en los detalles. El dios Geb, la tierra egipcia, y su hermana y esposa Nut, el cielo, procrearon a dos varones –Osiris y Seth– y a dos hembras –Isis y Neftis–.

Osiris e Isis contrajeron matrimonio y Seth y Neftis también. Las luchas entre los dos hermanos ocurrieron desde el principio, hasta que Seth, mediante engaños, lo asesina. Lo descuartizó en 14 partes y cada parte la escondió en diversas regiones de Egipto, para que fuese imposible encontrarlas, armar de nuevo el cuerpo y traerlo a la vida.

Isis recorrió la tierra, encontró cada trozo de Osiris y los recuperó todos, y utilizando sus poderes mágicos lo reanimó. Desde entonces Osiris es quien gobierna el inframundo egipcio, la Duat.

Del reanimado Osiris e Isis nace Horus, pero Isis lo escondió y lo dejó al cuidado del dios Tot, antigua divinidad egipcia, regidor de la ciencia y la magia, de la sabiduría, de la escritura jeroglífica, de las artes, y también del juicio y de los muertos.
Tot convirtió a Horus en un consumado guerrero, y Horus, animado por la venganza, lucha contra Seth. Su fin último era recuperar el trono de su padre Osiris. En una de las encarnizadas luchas con Seth, este le arranca su ojo izquierdo, que será el ojo de Horus que todos conocemos.

Tot intervino y gracias a sus artes científicas y mágicas, devuelve el ojo de Horus convertido en el Udyat, “el que está completo”, para que Horus recuperase la vista. Pero este ojo de Horus, así devuelto, adquirió propiedades mágicas y especiales.

De hecho, es un símbolo que comenzaron a usar los antiguos egipcios para protegerse de todos los males, pero a la vez simbolizaba el equilibrio, lo imperturbado, la perfección.
Representaba asimismo la estabilidad cósmico-estatal, y de allí su importancia para los faraones. El ojo de Horus puede verse en muchos templos egipcios, además de con la intención de proteger, de vigilar.

El ojo de Horus amuleto:

El primer uso del ojo de Horus amuleto fue en la propia mitología egipcia, que como toda mitología, presenta contradicciones; hay al menos dos relatos del origen del ojo de Horus y de su utilización como amuleto.

El primero es el que relatamos antes, cuando Tot le devolvió la vista al dios después de que Seth lo hiriera. El segundo, que contamos ahora, narra cómo el hijo, mediante el ojo de Horus, le devuelve la vida a Osiris.

Esta versión contradice la anterior, ya que con Osiris reanimado es que Isis procrea a Horus; recordemos que la mitología tiene una lógica distinta, y lo que nos importa aquí es cómo el ojo de Horus comenzó a ser utilizado como amuleto mágico.

El ojo de Horus amuleto, ya desde los primeros tiempos de la era predinástica, era representado en la misma forma en que lo conocemos hoy, y servía para proteger a la gente del mal de ojo (el poder maléfico de la mirada), pero también curaba enfermedades oculares y protegía a los difuntos.

El ojo de Horus tenía poderes curativos y protectores, como vemos: a los vivos les protegía y les curaba enfermedades, y a los muertos les evitaba la desintegración de sus cuerpos embalsamados.

Por eso la importancia del ojo de Horus, pues este amuleto era uno de los más poderosos en Egipto y en su religión, que simbolizaba el poder de la vida sobre la muerte, de la salud sobre la enfermedad.

Se colocaba entre las tiras de lino con que embalsamaban a los muertos para que les protegiera en su viaje al más allá y en el juicio final.

Ojo de Horus significado:

Ojo de Horus significado:

El ojo de Horus significado tiene que ver con sus poderes mágicos y por eso su uso en el esoterismo actual. Es el ojo del que todo lo ve.

Para los antiguos egipcios, el ojo egipcio significado podía residir en el poder de un ojo mágico, perteneciente a un dios, que vigilaba el camino de los muertos y daba vida a los vivos. Pero también era la manifestación de la ira.

El ojo de Horus significado también alude al respeto del hijo hacia el padre muerto, escenificado y representado a través del ojo de Horus cuando el dios se lo da a su padre como ofrenda.

En el esoterismo y en el misticismo, el ojo egipcio significado se asocia con el tercer ojo, ese ojo interno que según estas disciplinas todos tenemos, y que es un vórtice de energía situado entre ambos ojos físicos.

Cuando el tercer ojo se activa, tenemos percepciones más profundas de las que captamos con la visión normal. Pues bien, el ojo egipcio significado asume parte de esta creencia, y ha sido asociado en la actualidad a los poderes energéticos de esta visión etérica de las cosas, gracias también a que su forma recuerda la glándula pineal.

El ojo de Horus significado también tiene que ver con otras asociaciones míticas. Por ejemplo, el ojo de Horus puede representarse siendo el derecho o el izquierdo.

Según la mitología egipcia, el ojo de Horus derecho es el sol, y el ojo de Horus izquierdo la luna. Cuando Seth le sacó el ojo izquierdo, es decir, la luna, lo troceó en 6 pedazos, y he aquí otro ojo de Horus significado.

Este mito hace referencia a la luna creciente y menguante, que se ve en el cielo como si hubiese sido arrancada, antes de restaurarse en la luna llena en el mes lunar.

Es así que cuando Tot recogió los seis pedazos del ojo de Horus, este adquirió otros significados y representaciones:

  • El lado izquierdo del ojo representa el sentido del olfato, y asimismo la fracción ½.
  • El círculo interno del ojo de Horus representa la visión y la fracción ¼.
  • La línea superior del ojo es el pensamiento, y la fracción 1/8.
  • El lado derecho del ojo de Horus sería el oído, y la fracción 1/16.
  • La línea curva e inclinada representa el gusto, y la fracción 1/32.
  • Una línea recta que se dibuja bajo el ojo es el tacto, cuya fracción es 1/64.
  • El ojo de Horus completo es todos los sentidos, y su fracción en 63/64.
ojos de horus

En su significado de todos los sentidos, Horus representa entonces la totalidad, lo que está completo y lo que ha vuelto a su ser tras la muerte o la mutilación.

Y es que los antiguos egipcios se basaron en el jeroglífico del ojo de Horus para representar las fracciones en medidas agrarias de volumen y superficie. Cada fracción era representada mediante un trazo del jeroglífico, descrita antes.

El ojo de Horus, entonces, tuvo otras connotaciones mucho más prácticas, al menos para los egipcios, referidas a las matemáticas y al álgebra, con las que podían contar hekat, por ejemplo, una unidad de medida cuyo valor es parecido a la fanega.

Claro que a nosotros nos interesan más los usos espirituales y místicos del ojo de Horus, que a día de hoy nos sigue protegiendo.

El ojo de Horus en la actualidad:

Como el fundador de la civilización para los egipcios, Horus fue adorado por ellos desde, como ya lo mencionamos, antes de la era predinástica, es decir, antes de la unificación del valle del Nilo, en la Edad del Cobre.

Hoy en día, el ojo de Horus se sigue usando para lo mismo que lo utilizaban los egipcios: como amuleto de protección contra el mal de ojo y diversas enfermedades, debido a su origen mágico (la restauración de Tot).

Los antiguos egipcios usaban pequeños objetos con el ojo de Horus pintado, y eran utilizados como joyas y talismanes que podían llevarse encima cómodamente. Los llevaban consigo para que su función de protección resultara totalmente efectiva.

En la actualidad, el ojo de Horus está plasmado en numerosos objetos (collares, brazaletes, dijes, zarcillos, etc.), pero no solo en estas cosas se puede ver. Miles de pescadores mediterráneos pintan este símbolo en las embarcaciones para protegerlas (como en los puertos de Malta, por ejemplo).

Asimismo, es un motivo reiterado en los tatuajes actuales que se hacen millones de personas en sus cuerpos, muchísimos de ellos con la finalidad protectora. Como símbolo solar, la gente lo usa como un amuleto para la buena suerte.

Este talismán funciona para propiciar la prosperidad de quien lo lleva, con la indestructibilidad y la salud del cuerpo, con la posibilidad de un renacimiento, y es a día de hoy el símbolo para la intuición y la percepción.

¿Todo te sale mal? ¿Tienes mal de Ojo? HAZ ESTA PRUEBA

¿Tienes Dudas? LLÁMANOS:

Consultas desde España: 806424332.

Consultas desde España: 934363263.

Consultas desde USA: 0014076800313.