tarot amor gratis que siente por mi

La parálisis del sueño es una condición en la que una persona está despierta y consciente pero no puede moverse ni hablar.

La parálisis del sueño suele ser una condición desagradable que se produce cuando una persona se despierta del sueño o en los primeros momentos de quedarse dormida.

En este estado, seguimos despiertos y conscientes, pero no podemos reaccionar ni movernos, lo que suele provocar sentimientos de ansiedad, pánico o mayor inquietud.

Podemos sentir que alguien o algo está presente junto a nosotros y nos observa, desde simples alucinaciones visuales (patrones en el techo) hasta otras más complejas (demonios o apariciones humanas).

El hecho de no poder reaccionar o mover alguna parte del cuerpo cuando queremos y somos conscientes de ello, la sensación es extremadamente perturbadora.

Las estadísticas dicen que casi el 40 por ciento de la población mundial se ha visto afectada por la parálisis del sueño al menos una vez en su vida, que es extremadamente raro que esta afección se vuelva crónica y que suelen ser otros problemas de salud los que provocan síntomas similares.

El cerebro y el sueño (las fases REM)

El cerebro, como centro de los procesos más complejos del cuerpo humano, necesita descansar y dormir. Aunque no seamos conscientes de ello, el cerebro no deja de funcionar ni siquiera cuando dormimos.

No sólo realiza inconscientemente una serie de funciones vitales como el mantenimiento de la presión arterial, la frecuencia cardíaca, la frecuencia respiratoria y la tasa metabólica basal.

El cerebro también muestra signos de actividad eléctrica, que se cree que se utiliza para ajustar y descansar el cerebro para que funcione normalmente cuando esté despierto. Mientras dormimos, el cerebro pasa por diferentes etapas de sueño.

Las etapas del sueño se subdividen en función de la actividad eléctrica del cerebro, por lo que se distingue entre etapas de sueño no REM y REM.

Estas dos fases se alternan a lo largo de la noche. La fase REM se caracteriza por una elevada actividad eléctrica del cerebro y por la rapidez de los movimientos oculares, de ahí su nombre (Rapid Eye Movement).

En la fase REM, los músculos del esqueleto están paralizados (por lo tanto, todos los músculos del cuerpo sobre los que tenemos control del movimiento cuando estamos despiertos) para proteger el cuerpo de lesiones, porque en esta fase estamos soñando.

¿Cuándo se produce la parálisis del sueño?

Hay dos fases en las que la parálisis del sueño es más común:

  • Durante el sueño
  • Durante la vigilia

Parálisis del sueño al quedarse dormido

A medida que nos dormimos, nuestro cuerpo se relaja gradualmente. La conciencia del entorno disminuye gradualmente y normalmente no nos damos cuenta de estos cambios.

Sin embargo, si nos mantenemos despiertos y el cuerpo se relaja hasta la fase de parálisis, puede producirse la parálisis del sueño.

Parálisis del sueño durante la vigilia

Esta es la forma más común de parálisis del sueño. Si nos despertamos antes de que termine el ciclo de sueño REM, es posible que no podamos mover el cuerpo durante un breve periodo de tiempo y que experimentemos una parálisis del sueño cuando nos despertemos.

Causas de la parálisis del sueño

Muchos médicos y científicos creen que las convulsiones involuntarias durante el sueño son un proceso biológico previsto por la naturaleza.

Las causas de la parálisis del sueño están relacionadas con la sincronización de los procesos del sistema motor y la conciencia.

Sin embargo, la causa más importante de la parálisis del sueño es un mal funcionamiento del sistema nervioso.

La parálisis se produce con mayor frecuencia en adolescentes, pero también afecta a adultos y niños. Se ha descubierto que en algunos casos la causa de la parálisis del sueño es una predisposición genética.

Principales causas de la parálisis del sueño:

  • Cambio en el biorritmo diario debido a los cambios de huso horario o de clima.
  • Alteraciones hormonales.
  • Dependencia del alcohol y las drogas.
  • Uso de medicamentos, antidepresivos.
  • Enfermedad mental.
  • Falta de sueño real e insomnio.
  • Trastorno del sistema nervioso, estrés, neurosis.
  • Predisposición congénita.
  • Dormir sobre la espalda.

La inmovilidad se asocia a una alteración de la fase de sueño profundo, en la que el cuerpo está lo más relajado posible. Una situación similar también es posible durante la otra fase del sueño.

En este caso, la parálisis muscular se produce porque los músculos esqueléticos se relajan más rápido que el cerebro. Muchos pacientes asocian erróneamente este fenómeno con trastornos mentales, pero no es así.

La parálisis se caracteriza por despertarse por la noche como si estuviera paralizado, tener dificultad para respirar debido a una opresión en el pecho y percibir la presencia de otra persona cerca.

Síntomas de la parálisis del sueño

El principal síntoma de la parálisis del sueño es ser plenamente consciente del entorno, pero ser temporalmente incapaz de moverse o hablar.

Esto suele ocurrir cuando una persona se despierta, pero también cuando se duerme. Durante la parálisis del sueño, pueden aparecer estos síntomas:

  • Respiración profunda, como si el pecho estuviera constreñido.
  • La capacidad de mover sólo los ojos. Algunas personas pueden abrir los ojos, otras no.
  • La sensación de que alguien o algo está en la habitación (alucinación). Muchas personas tienen la sensación de que esta presencia quiere hacerles daño.
  • Miedo o pánico.
  • El movimiento y el habla después de la convulsión son normales, aunque se siente inquietud y miedo.

La sensación de ser sacado de la cama o de volar, y la sensación de un hormigueo o vibración eléctrica que recorre el cuerpo.

La distorsión de la imagen corporal puede hacer que la persona tenga alucinaciones.

A partir de lo que relatan las personas que han sufrido este tipo de convulsiones, se describen tres factores característicos:

Factor intrusivo: Cuando sientes la presencia de un intruso o un extraño cerca de ti que te asusta.

Factor de incubación: Es la sensación de que alguien te ha tocado o presionado en un lugar de tu cuerpo (como ya se ha dicho, normalmente en el pecho). También puede sentir que le falta el aire, como si se asfixiara, y puede sentir que está a punto de morir.

Experiencias de movimiento ilusorias: Parece que se mueven, se caen, vuelan, caminan o tienen experiencias externas.

Interpretación del sueño Asesinato: El verdadero significado

Complicaciones y consecuencias de Parálisis del sueño

La parálisis del sueño no supone ningún peligro especial para la vida humana, pero puede tener varias consecuencias. En primer lugar, es un trastorno nervioso y psicológico, un estado de estrés.

Al no comprender lo que ocurre, el durmiente experimenta sentimientos de ansiedad y pánico. Esto es posible cuando se producen varios ataques durante la noche.

Sin embargo, es importante darse cuenta de que una condición desagradable es un fenómeno temporal que pasa rápidamente.

Por lo tanto, debes relajarte al máximo y no concentrarte en ello. Para acelerar el despertar, es aconsejable mover los dedos.

No hay que dar importancia a las visiones que se producen durante la convulsión. Por lo tanto, si no ves ni oyes nada, no es real.

Las consecuencias son posibles si una persona se detiene en un acontecimiento y lo asocia con diversas enfermedades o con la influencia de otros poderes mundiales.

Como resultado, se desarrollan neurosis, trastornos del sueño debido al miedo a que la parálisis se repita. En raras ocasiones se asocia a problemas psiquiátricos profundos.

Sin embargo, suele ser una señal de que el cuerpo se ha enredado en las etapas del sueño.

La alteración del sistema de vigilia y sueño plantea muchas preguntas y ansiedades asociadas.

Esto puede explicarse por la inusual sintomatología. Cualquiera que se haya enfrentado a esta patología probablemente se haya preguntado si puede dar lugar a complicaciones.

Las complicaciones más importantes de la parálisis del sueño:

  • Dificultad para respirar
  • Una sensación de temor
  • Taquicardia
  • Alucinaciones

Estos síntomas pueden persistir durante algún tiempo después de la convulsión. Cuando esto ocurre en personas con un psiquismo débil, se producen diversos trastornos nerviosos en este contexto que requieren tratamiento médico.

¿Cuándo hay que ir al médico?

Si sus síntomas le preocupan o asustan, si se siente muy cansado durante el día o tiene problemas de insomnio y parálisis, debe acudir al médico.

Primero le hará algunas preguntas sobre los síntomas y comprobará su historial médico.

El diagnóstico de la parálisis del sueño se basa en las quejas del paciente. Examinará la sintomatología que causa molestias e interrumpe la rutina diaria normal.

Muy a menudo la causa es la fatiga crónica y la falta de sueño. La anamnesis permite desarrollar el enfoque terapéutico adecuado para eliminar la enfermedad.

El diagnóstico lo realiza un especialista en somnología, un especialista que se ocupa de los problemas del sueño.

Durante el examen, se pide al paciente que lleve un diario durante varias semanas en el que anote los síntomas de la parálisis y las sensaciones que se producen.

Se requiere un historial familiar, así como reposo nocturno para asegurarse de que no hay otros trastornos patológicos.

Los principales métodos para diagnosticar la parálisis del sueño:

  • Pruebas, cuestionarios, entrevistas: este complejo diagnóstico es necesario para registrar las quejas del paciente y examinar los signos del síndrome y otras características.
  • Polisomnografía: el paciente es colocado en un laboratorio de sueño especial para pasar la noche. Los sensores controlan la actividad cerebral y el funcionamiento del sistema respiratorio. Se examina el movimiento del tórax, la saturación de oxígeno en sangre y el volumen de aire inhalado y exhalado.
  • Examen de la duración media del sueño. Se utiliza para detectar la narcolepsia. Las convulsiones nocturnas pueden estar asociadas a este trastorno neurológico, que se caracteriza por una somnolencia excesiva y una dificultad para controlar el sueño.

La regla más importante para el diagnóstico es un enfoque de tratamiento integral. Además de los métodos anteriores, también se llevan a cabo exámenes psicológicos, neurológicos y psicológicos.

Se determina el tipo cronológico del paciente y la presencia de enfermedades causantes de parálisis.

De este modo, el médico obtiene información a partir de la cual puede diagnosticar si usted sufre otros trastornos del sueño además de los síntomas de parálisis.

¿Qué significa morir en un sueño? El dilema explicado

Autotratamiento de la Parálisis del sueño

Los síntomas de la parálisis del sueño, si se producen ocasionalmente, desaparecen por sí solos sin necesidad de tratamiento. Tampoco hay efectos físicos a largo plazo.

Si estas convulsiones se producen con cierta regularidad o frecuencia, o van acompañadas de otros síntomas, es necesario acudir al médico.

Para reducir la frecuencia de la parálisis del sueño o evitarla por completo, siga estos consejos:

  1. Haga ejercicio regularmente (pero no sólo antes de acostarse).
  2. Acuéstate y levántate más o menos a la misma hora, esto también puede reducir el número de convulsiones.
  3. Crear un entorno adecuado para dormir: fresco, oscuro y sin ruidos
  4. Dormir lo suficiente (6 u 8 horas). Si no se duerme lo suficiente, la parálisis del sueño puede ocurrir con más frecuencia.
  5. Intenta evitar el estrés.
  6. No duerma de espaldas. Esta posición favorece la aparición de convulsiones.
  7. Evite tomar café u otras bebidas estimulantes por la noche.
  8. No beba alcohol, especialmente antes de acostarse.

De este modo, es menos probable que se despierte si la fase REM no se ha completado aún o si todavía está semiconsciente cuando comienza la fase REM.

En resumen, si has tenido algunos episodios de parálisis del sueño, pero no muy frecuentes, debes intentar reducir el estrés y mejorar tus hábitos de sueño para evitarlos.

La satisfacción general con uno mismo y con su vida significa menos estrés y ansiedad, lo que tiene un efecto positivo directo en el sueño.

Recetas alternativas populares contra la parálisis del sueño:

1. Para conciliar el sueño rápida y fácilmente, se recomienda mezclar un vaso de leche caliente con una cucharada de miel. Debe beberlo directamente antes de acostarse.

2. un baño caliente con aceites aromáticos de lavanda, menta y rosa (5-7 gotas) te ayudará a relajarte y aliviar la tensión. Por lo general, después de un procedimiento de este tipo, el sueño dura hasta la mañana sin despertarse.

3. Mezclar 200 g de miel con 30 ml de vinagre de sidra de manzana hasta obtener una consistencia homogénea. Tomar unas cucharadas de la mezcla 30-40 minutos antes de acostarse. Esto acelerará el sueño y le ayudará a relajarse al máximo.

4. Antes de acostarte, puedes preparar una infusión calmante con efectos soporíferos de menta, espino blanco y melisa. Tomar todos los ingredientes en cantidades iguales, verter agua hirviendo y dejar hervir durante 20 minutos. Se puede beber el té con miel.

7 Técnicas para conciliar el sueño en segundos

Significado espiritual de la parálisis del sueño

Además de la explicación científica de la parálisis del sueño, también existe una explicación en forma de experiencia paranormal, es decir, un ataque de espíritus durante el sueño.

Las investigaciones espirituales de la Fundación de Investigación de la Ciencia Espiritual afirman que la parálisis del sueño es un ataque de energías negativas, que es también la razón por la que las personas experimentan alucinaciones.

Sin embargo, no son alucinaciones, sino espíritus reales que percibimos con nuestro sexto sentido.

Sus investigaciones han demostrado que este tipo de trastorno del sueño se produce cuando dormimos de espaldas, ya que en ese momento es más fácil bloquear el sistema motor de la persona.

Así, creen que la energía espiritual fluye a través de numerosos sistemas y órganos del cuerpo y provoca la parálisis del sueño.

La investigación espiritual ha demostrado que todas las parálisis del sueño causadas por espíritus pueden dividirse en tres categorías, cada una de las cuales explica una energía espiritual particular que impregna el cuerpo.

Las parálisis del sueño no suelen ser peligrosas, pero cuando se producen a menudo pueden indicar problemas en la vida cotidiana.

Intenta relajarte y llevar un estilo de vida saludable y estos problemas desaparecerán por sí solos. Si no lo hacen, hable con su médico para averiguar por qué está sufriendo una parálisis del sueño.

Tarot gratis amor 3 cartas! Comienza Tu Lectura de Tarot Sentimental


1 Comment

Deja una respuesta

Avatar placeholder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.