tarot del amor gratis y certero

La grulla japonesa, también conocida como grulla de corona roja, es una de las grullas más raras del mundo.

El nombre de esta ave se debe a la mancha roja que tiene en la coronilla. En Japón, la grulla se considera un «pájaro de la felicidad» que puede vivir mil años. También se considera un signo de suerte. Los japoneses también creen que la grulla lleva las almas de los muertos al paraíso.

Por ello, en la cultura japonesa, coreana y china, el ave representa la buena fortuna y la longevidad. También se cree que si uno completa el plegado de 1000 grullas de origami, se le concede un deseo. El término «origami» proviene de dos palabras japonesas: «ori», que significa «plegar», y «kami», que significa «papel».

Aunque hacer grullas de origami no es una tarea difícil, durante el siglo VI, cuando se cree que comenzó la cultura del origami, el coste del papel era muy elevado. Por ello, hacer mil grullas de origami no era fácil para los habitantes de la zona. Hoy en día, doblar 1.000 grullas (en japonés, llamado «senbazuru») se ha vuelto extremadamente popular. Las grullas se suelen unir en 25 cuerdas de 40 grullas cada una y se regalan a amigos y familiares.

Situación actual de la grulla japonesa

La grulla japonesa, conocida científicamente como Grusjaponensisestá clasificada como en peligro de extinción por la UICN. Hasta mediados del siglo XIX, las grullas japonesas abundaban en Hokkaido y Honshu y en otras partes de Asia, como China, Corea y Siberia. Hoy en día hay unos 2.750 miembros de la especie que sobreviven en estado salvaje. Se creía que la especie había desaparecido en el siglo XX debido a la caza excesiva y la destrucción del hábitat.

Las aves fueron cazadas indiscriminadamente desde el periodo Edo (1603 a 1867) hasta principios del siglo XX. En la década de 1920 se redescubrieron veinte aves en el humedal de Kushiro posándose y alimentándose cerca de pequeños ríos en la marisma. En 1924, la zona fue designada como área protegida. En 1952 la población había aumentado a 33 aves. Ese mismo año, Hokkaido sufrió una ventisca y un frío intenso, lo que llevó a los agricultores a empezar a alimentarlas con trigo sarraceno y maíz para ayudarlas a sobrevivir.

En los inviernos siguientes, los agricultores siguieron alimentando a las aves, lo que provocó un espectacular aumento de su número. En 1982 había unas 1.000 grullas, de las cuales 300 residían en Japón. A lo largo de los años, se ha estudiado y rastreado la especie. Sin embargo, los esfuerzos por criarlas en cautividad para liberarlas han fracasado.

Ocurrencia

Existen poblaciones migratorias y residentes del ave. Las poblaciones residentes se encuentran en Hokkaido, Japón, mientras que las poblaciones migratorias anidan y se reproducen en el noreste de China, el noreste de Mongolia y Siberia.

Durante el invierno, las aves migran al centro-este de China y a la península de Corea. Las grullas japonesas son aves omnívoras y su dieta varía según la estación. Durante la primavera y el verano, las aves pueden encontrarse cerca de los humedales, donde se alimentan de peces, invertebrados acuáticos, anfibios, cangrejos, caracoles, lombrices, ratones y aves acuáticas.

Durante el invierno, las aves pueden encontrarse en marismas y campos agrícolas donde se alimentan de una variedad de plantas, bellotas y arroz. El hábitat de anidación suele consistir en humedales abiertos. Sin embargo, algunos nidos pueden encontrarse en humedales arbolados. Los nidos están formados principalmente por cañas muertas y se encuentran en el agua y rodeados de vegetación densa.

Durante el invierno, prefieren arroyos y ríos poco profundos con aguas abiertas para posarse.

Grullas japonesas en Japón

En 2005, la población de grullas japonesas en Hokkaido había superado las 1.000 aves gracias a los intensos esfuerzos de conservación. En 2008, por primera vez en más de cien años, se avistó una grulla de corona roja en Honshu, en un campo de arroz de la prefectura de Akita. En la actualidad, la población de grullas japonesas en Japón es de unos 1.200 ejemplares. Otras 1.400 se encuentran fuera de Japón y migran entre Siberia, China y la Península de Corea. Durante el invierno, las grullas se congregan en zonas donde los agricultores les proporcionan algo de grano.

Actualmente hay cuatro centros de alimentación establecidos que se complementan con varias docenas de estaciones de alimentación satélite públicas y privadas repartidas por el este de Hokkaido. Unas 300 grullas se reúnen en invierno en el santuario de Tsurui-Ito, situado cerca del parque nacional de Kushiro, para recibir maíz gratis.

Sin suerte

Con el paso de los años, las grullas japonesas se han acostumbrado a depender de los humanos debido a la gratuidad de la comida y la interacción con ellos. Algunos han informado de incidentes de aves que picotean en sus ventanas, esperando limosnas. Este comportamiento molesta a algunas de las personas que viven cerca de los hábitats de las aves.

Las grullas son consideradas incluso como plagas. Los agricultores también han empezado a quejarse de que las aves invaden sus campos y roban el grano destinado al ganado.

Amenazas a las que se enfrenta la grulla japonesa

La grulla japonesa ha disfrutado de una buena racha en los últimos años, en los que las aves han regresado del borde de la extinción. En el mismo periodo, las amenazas a las que se enfrenta la especie han aumentado drásticamente.

Algunas de las amenazas son la pérdida y la degradación del hábitat, la contaminación, la caza y la captura furtivas, y la escasa variación genética.

La endogamia

Las poblaciones que han experimentado en el pasado disminuciones drásticas suelen tener una baja variación genética, lo que aumenta el riesgo de extinción. Los expertos creen que la grulla japonesa, que se recuperó a partir de sólo veinte aves, también sufre una baja variación genética. La deficiencia de diversidad genética en poblaciones pequeñas puede provocar depresión por endogamia, mayor susceptibilidad a las enfermedades y reducción de la supervivencia a largo plazo de las poblaciones silvestres cuando se enfrentan a condiciones ambientales cambiantes. Los efectos adversos de una baja diversidad genética también pueden conducir a un declive de la población.

Este bucle de retroalimentación negativa se conoce como «vórtice de extinción», y sus influencias genéticas suelen ser más graves en las poblaciones más pequeñas. Las grullas de corona roja en Japón se limitan actualmente a una pequeña zona.

El examen de las grullas mediante marcadores genéticos neutros ha revelado que la población que se encuentra en Japón tiene una menor diversidad genética en comparación con la población continental.

Los expertos creen que, dado que la población insular de grullas coronadas se distribuye en áreas limitadas donde hay un gran número de grullas, la amenaza de extinción sería muy alta si se introdujeran nuevos patógenos en la población. Los comederos artificiales de Hokkaido son zonas de alto riesgo donde las enfermedades pueden propagarse fácilmente.

En algunas zonas, la tasa de reproducción ha empezado a disminuir, en parte por la falta de fertilidad debida a la endogamia.

Símbolos de buena suerte y riqueza: La grulla japonesa

Cambio de las prácticas agrícolas

Las grullas japonesas dependen a menudo de los residuos de grano para su alimentación durante el periodo de invernada. Por lo tanto, cualquier cambio en las prácticas agrícolas puede tener efectos significativos en la población de grullas.

Por ejemplo, las aves han sufrido una reducción del grano de desecho debido al cambio al arado de otoño en las áreas que se encuentran en la Zona Desmilitarizada de la Península de Corea.

Pérdida y degradación del hábitat

A lo largo de los años, los humedales que son vitales para la supervivencia de la grulla japonesa se han convertido en tierras agrícolas o se han utilizado para la acuicultura. La construcción de edificios y otras formas de asentamientos también ha drenado una parte importante de los humedales. Se calcula que las grullas japonesas han perdido más del 30% de las tierras pantanosas en los últimos 60 años. La construcción de presas que desvían grandes cantidades de agua también tiene efectos catastróficos en los humedales que se encuentran aguas abajo.

En China, la construcción de presas ha provocado la desecación de grandes secciones de humedales que han servido de hábitat a las grullas japonesas. La reducción del nivel de agua en esas zonas no sólo afecta a la disponibilidad de alimentos, sino que también hace que los lugares de anidación sean vulnerables a los ataques de los depredadores.

Las perturbaciones humanas en los humedales también afectan negativamente a la nidificación de las grullas debido al aumento de los niveles de estrés.

Contaminación

Algunas de las zonas habitadas por las grullas japonesas se encuentran en campos petrolíferos o cerca de ellos. El Song-nen y el delta del río Amarillo son ejemplos de estas zonas. Se ha observado que los frecuentes vertidos de petróleo en estas regiones perjudican el bienestar del ave.

El aumento de la contaminación del suelo, el agua y el aire también ha provocado casos de envenenamiento de grullas. En varias regiones continentales de hibernación se ha registrado un aumento de la mortalidad de adultos y se ha señalado el envenenamiento como causa de la muerte.

Hacinamiento

En la actualidad, la población de grullas aumenta a un ritmo de entre el 5% y el 7% cada año. Sin embargo, el hábitat se está reduciendo rápidamente. En la ciénaga de Kushiro, las marismas se acercan a su capacidad máxima.

Tenerlas en una zona abarrotada puede aumentar considerablemente el riesgo de que los polluelos no sobrevivan. Los adultos se ven obligados a abandonar sus nidos con mayor frecuencia en busca de alimento en una zona más amplia, lo que hace que los nidos sean vulnerables a los depredadores.

Conservación de la grulla japonesa

Los gobiernos de los países donde se encuentran las grullas japonesas han tomado varias medidas sobre la conservación de las aves. Por ejemplo, es ilegal cazar grullas de corona roja en todas las naciones donde se encuentran de forma natural. Se han creado zonas protegidas para salvaguardar el hábitat de la grulla. También se han creado estaciones de alimentación invernal para ayudar a las aves a sobrevivir durante el invierno. Se han establecido acuerdos internacionales sobre la investigación de la especie y sus patrones migratorios, para establecer mejores prácticas de conservación.

Sin embargo, estos acuerdos se han topado con varios problemas durante su aplicación. Por ejemplo, una parte importante de las grullas que pasan el invierno en Hokkaido han empezado a desplazarse a las islas Kuriles, controladas por Rusia y reclamadas por Japón, que las perdió durante la Segunda Guerra Mundial. Las tensas relaciones entre los países por las islas han afectado a menudo a la investigación en profundidad y a la cooperación entre científicos y conservacionistas del medio ambiente.

tarot del amor gratis online


0 Comments

Deja una respuesta

Avatar placeholder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.